lunes, 31 de marzo de 2008

El recalentamiento de la economía y el crecimiento en Panamá

El crecimiento en Panamá

De acuerdo con el último Índice Mensual de Actividad Económica (IMAE) disponible en la red para Enero de 2008, se refleja “un incremento de 10.21 por ciento, superior al 8.84 por ciento registrado en su similar período de 2007”. De acuerdo al informe, los sectores que mayor crecimiento presentaron fueron: transporte, almacenamiento y comunicaciones, comercio, construcción, intermediación financiera, hoteles y restaurantes, actividades comunitarias y explotación de minas y canteras”.
Los avances en los proyectos de inversión pública y privada, las obras de ingeniería civil relacionados con la autopista Panamá-Colón y la extensión del Corredor Norte, las obras de construcción relacionadas con proyectos de edificación residenciales y no residenciales concentradas en el área metropolitana (aunque también hay en el resto del país) y el consecuente aumento por la producción de insumos para la construcción han hecho que el sector construcción e inmobiliario tengan un óptimo movimiento en el período.
La entrada de turistas y sus gastos en el país han movido el sector de hotelería y sus actividades relacionadas. Los juegos de azar, diversión y esparcimiento tuvieron muy buen movimiento en el período según señala el informe del IMAE de Enero del 2008. Movimiento positivo tuvieron también el transporte, almacenamiento y las comunicaciones, el movimiento comercial de la Zona Libre de Colón, la intermediación financiera y la industria manufacturera.
Hay que destacar que, de entre todos estos signos positivos, el sector agropecuario estuvo afectado por la disminución en la producción de algunos cultivos debido a los problemas climáticos y a la reducción en la superficie sembrada de estos productos.

El concepto de recalentamiento

De acuerdo con el sitio web “Wikipedia” (fuente de conocimientos on line bastante acertada a mi criterio), el Recalentamiento en economía ocurre “cuando la capacidad productiva no puede seguir al ritmo de una creciente demanda agregada. Se caracteriza por un crecimiento por encima de la tendencia normal del crecimiento de la economía, a una tasa no sostenible. Períodos de crecimiento económico acelerado generalmente van seguidos de períodos de recalentamiento de la economía”, termina señalando Wikipedia. A seguir, hacemos un análisis de esta definición.
Según la definición, la capacidad productiva no puede seguir al ritmo de una creciente demanda agregada. Esto significa que, para que se dé el efecto de recalentamiento, la demanda deberá crecer a un ritmo que la capacidad productiva de la economía no pueda absorber. Señala la definición que el recalentamiento se caracteriza por un crecimiento por encima de la tendencia normal del crecimiento de la economía. Observemos que el PIB (parámetro que podríamos utilizar para medir este crecimiento) ha crecido de 2002-2003, 4.2%, del 2003-2004, 7.5%, del 2004-2005, 7.2%, del 2005-2006, 8.7% y del 2006-2007, 11.2%. Es decir, la tendencia ha sido de crecimiento e, históricamente, nuestro crecimiento, había sido cerca del 5% y ahora, observamos crecimientos por encima del 7% y hasta del 11%. El efecto del recalentamiento se produce al tener un crecimiento no sostenible al no poder, la capacidad productiva de la economía en estudio, abastecer la demanda que hace que el crecimiento sea de esta magnitud. Se destaca en todos los medios de comunicación y es una opinión generalizada del gran auge económico que vive nuestro Panamá en los últimos años, ¿podríamos considerar este crecimiento como un crecimiento “acelerado”?

Efectos sobre Panamá

Recientemente, la agencia calificadora Fitch Ratings emitió su Análisis de Riesgo país para Panamá (febrero de 2008) otorgándole una BB+ así como la calificación de “Positiva” a la deuda soberana de largo plazo tanto en moneda extranjera como en moneda local. Entre otros aspectos, se presentan los fundamentos de la calificación, que, como es obvio, es principalmente sobre el desempeño positivo de nuestra economía sostenido en los últimos años así como de su disciplina fiscal. Sin embargo, el informe destaca que “el principal riesgo de la economía de Panamá es el potencial de recalentamiento. La fuerte demanda doméstica…un sólido consumo y crecimiento del crédito, mayores precios internacionales…la depreciación del dólar contribuyen a presiones inflacionarias. El índice de inflación de precios del consumidor alcanzó un estimado 6.4% al final del 2007, el mayor nivel reportado desde que Fitch empezó a calificar a Panamá en 1998”.
Observando nuevamente el Informe del IMAE de Enero de 2008, podemos enfatizar algunos puntos.
Se destaca que el sector construcción ha crecido producto de las grandes obras civiles en ejecución, se prevé que siga creciendo puesto que hay muchos proyectos esperando iniciar y ha habido una creciente demanda en la elaboración de insumos básicos para la construcción. Sin embargo, aún cuando se ha anunciado la ampliación de la capacidad productiva de las plantas de cemento y concreto en nuestro país, hay fuertes dudas acerca de la capacidad de los factores productivos que generan los insumos para la construcción de poder satisfacer la creciente demanda, aún más, al estar pronta la fase más importante de la ampliación del Canal, o sea, la construcción de las nuevas esclusas y tinas de reciclaje de agua.
Otro sector que puede entrar en peligro es el de electricidad y agua, sobretodo el primero. En los últimos días se registró, a merced de una fuerte ola de calor, una demanda energética bastante cerca de la capacidad generadora del parque eléctrico nacional (1,025 MW vs 1,050 MW). En el corto plazo no se tendrán inversiones nuevas que puedan aliviar un poco esta situación y en el mediano plazo, se tendrán listos algunos proyectos pero se necesita mucha inversión para poder seguir produciendo con holgura suficiente para poder atender la demanda y poder, incluso, vender energía al resto de los países Centroamericanos (SIEPAC).
La actividad de hoteles y restaurantes continúa creciendo ciertamente, pero se necesita de mucha inversión en más habitaciones para que los precios de las habitaciones sean más atractivos. Los costos de una noche en un hotel cinco estrellas ha ido subiendo vertiginosamente en virtud de la oferta hotelera que no ha ido creciendo al mismo ritmo que se ofrece al país como un destino turístico y de negocios.